1 abr. 2016

Entrevistamos a... Jezabel Marí






Jezabel Marí (Sevilla, 1978). En su niñez descubrió que la escritura podía llegar a convertirse en un mundo paralelo donde escapar, refugiarse y ser inmensamente feliz. Desde entonces, ha dedicado gran parte de su tiempo a escribir poesía y relatos, que solo algunas personas cercanas a ella han llegado a conocer. En la actualidad se centra en la novela romántica y cumple su gran deseo de ver publicado el primer libro de la bilogía “De la Rosa”, llamado “No sé por qué”, con LxL editorial.


¿Quién es Jezabel Marí y cómo surge el ser escritora?


La verdad es que no se me da bien hablar de mí, así que, solo puedo decirte que soy una persona muy romántica a la que le fascina escribir desde que era bastante niña. Me da vida crear historias llenas de personajes a los que le sucedan cosas intensas y, SIEMPRE, con desenlaces felices. Así debería ser la vida, una larga experiencia con desenlace feliz.

¿Te sientes más cómoda en un género o estás abierta a explorar?

En el género donde más a gusto me siento y donde mis musas me acompañan al cien por cien, es el romántico (por supuesto, aderezándolo con el punto erótico que toda historia de amor, creo, necesita) Pienso que lo romántico y lo erótico van cogidos de la mano. No obstante, he de decir que me encantaría, y seguramente lo haré en algún momento, escribir una novela fantástica. Supone un reto para mí, pero desde hace mucho me ronda la idea.

¿Crees que la literatura romántica está peor valorada que otros géneros?


No lo veo así porque yo adoro la literatura romántica y me niego a imaginar que haya gente que no valore estas historias. Si la realidad es otra, para mí, pasa desapercibida. Desde mi punto de vista la literatura romántica ha ganado terreno en los últimos años y espero que lo siga haciendo.

¿Llevas a cabo algún ritual antes de ponerte a escribir?

Llenarme un vaso de Coca-Cola fresquita. Si a eso se le puede llamar ritual, pues ese es el mío. Jajaja.

¿Boli y papel u ordenador?



Preferiblemente ordenador, sin duda. Aunque cuando las musas se ponen a contarme cosas súbitamente, pillo cualquier recurso que haya cerca para plasmar lo que tenga en mente. Papel y boli, teléfono movil…

Si te preguntase por una razón para comenzar a leer tu obra... ¿Qué me dirías?

Pues te diría muchas cosas, pero ante todo, que es una historia de amor colmada de sentimientos y de grandes momentos que te sacarán una sonrisa, y puede que también un par de lágrimas.

¿Cómo y cuándo decides que la idea formada en tu cabeza se corresponde a una novela?


Desde su inicio. De hecho, mis palabras fueron: “Voy a escribir una novela para vosotras” (el vosotras corresponde a mis amigas).

¿La inspiración viene sola, o haces algo para atraer a las musas?

Viene absolutamente sola. No necesito estimular a mis musas porque siempre están dispuestas a contarme cosas. A cualquier hora y en cualquier lugar. A veces, hasta me ponen nerviosa. jajaja.

¿Tienes la historia ya bien pensada cuando comienzas, o dejas que la historia te lleve por dónde quiera?


En el caso de “No sé por qué”, de mi bilogía “De la Rosa”, tenía claras varias directrices. Por ejemplo, estaba segura de que el protagonista masculino iba a ser un espléndido médico y que el amor de su vida iba a ser una chica adolescente. Podría decirte algunas más, pero con ello revelaría demasiado. Al margen de una pequeña base, lo demás va fluyendo sobre la marcha.
¿Qué sientes al poner la palabra "Fin" en una de tus novelas?

Una mezcla de sentimientos encontrados. Sé que es necesario pero realmente no quiero finalizar algo que, durante un tiempo, me ha hecho feliz. Imagino que esta es una sensación generalizada en todos los escritores. Pero es real y cuesta canalizarlo


¿Cómo eliges los títulos?


!Dios mío, qué difícil es encontrar un título adecuado! jajaja. Creo que a veces lo ves muy claro desde el principio, otras surge en mitad de la nada, y en la mayoría de ocasiones, hay que machacarse un poquito los sesos.

¿Te gustaría que llevasen alguna de tus novelas a la gran pantalla?




¡Me encantaría!, ojalá sucediese. Eso sería como amplificar un sueño cumplido.

¿En qué te inspiras para crear a tus personajes?


Las sensaciones que me genera la historia a medida que la escribo, me inspiran y me ayudan a descubrir quiénes son los personajes que han de ocupar según qué papel dentro de la novela. En el caso de los protagonistas no es así, ellos llevan tiempo conmigo antes de que comience a escribir, y cualquier detalle que se me cruce en el camino y que llame mi atención, podría darme la inspiración para crearlos.

¿Tienen algo de ti o te reflejas en alguno de ellos?

Creo que todos los personajes llevan consigo, siempre, parte de su creador. En mi caso, por ejemplo, y a pesar de la diferencia de edad que tengo con ella, he de decir que comparto ciertas similitudes con Sara, protagonista de “No sé por qué”. Ahí lo dejo.

Cuéntanos algo de tu obra.

Pues, ¿qué decir de algo que es tan tuyo, a lo que has dedicado gran parte del “oro” de tu tiempo y donde has volcado completamente tu corazón? Que es especial, que dentro de ella hay un hombre que nos narra con lujo de detalles cómo el amor va llenando su vida, que creo que cualquier romantic@ que se precie podría disfrutar mucho leyéndola, y que para mí es un auténtico honor compartirla con el mundo.