29 ene. 2016

Reseña: Pídeme lo que quieras y yo te lo daré






Título: Pídeme lo que quieras y yo te lo daré
Autor: Megan MAxwell
Editorial: Esencia
Año: 2015
Páginas: 708
Precio: 9´99€ digital/ 15'90€ papel
Enlace de venta: Esencia


SINOPSIS


A pesar de las discusiones que provocan sus diferentes caracteres, el empresario Eric Zimmerman y Judith Flores siguen tan enamorados como el día en que sus miradas se cruzaron por primera vez. Juntos han formado una preciosa familia a la que adoran y por la que son capaces de hacer cualquier cosa.

Flyn, aquel niño al que Judith conoció al llegar a Múnich, se ha convertido en un adolescente, y tal como les ocurre a la mayoría de los jóvenes, su vida se complica y afecta a todos los que conforman su entorno.

El abogado Björn y la ex teniente Mel continúan con su bonita historia de amor junto a la princesa Sami. Sin duda, la convivencia les ha beneficiado mucho. Pero hay algo que Björn no consigue de Mel: que se case con él.

Las relaciones de las dos parejas van viento en popa. Se quieren, se respetan, nada parece fuera de lugar, hasta que de repente, personas y sorpresas del pasado irrupen en sus vidas y lo ponen todo patas arriba.

¿Serán capaces de superar este giro inesperado? ¿Podrá con todo el amor que se profesan?; o, por el contrario, ¿cambiarán sus sentimientos para siempre?

PERSONAJES

Eric Zimmerman: Propietario de la empresa Müller.

Judith Flores: Ama de casa y mujer de Eric.

Bjórn: Abogado y mejor amigo de Eric.

Mel: Ama de casa y mejor amiga de Judith.

Flyn: Hijo mayor de Eric y Judith.


OPINIÓN PERSONAL


Antes de nada quiero agradecer a Editorial Esencia por concederme el placer de poder leer sus novelas. 





Judith y Eric, junto con sus hijos Flyn, Eric y Hanna, llevan la vida de una familia normal. Dentro de esta normalidad siguen existiendo los juegos y fiestas privadas a los que la pareja asiste siempre que pueden. Eric trabaja demasiado y eso a Judith le molesta, porque entre el trabajo y los niños tiene muy poco tiempo para estar juntos y eso crea tensión en la pareja. A esta tensión hay que añadir que Flyn ya es un hombrecito de 14 años, y como le pasa a todo el mundo, la adolescencia se les hace cuesta arriba a todos.

El niño empieza a ir mal en el instituto y a juntarse con gente que no le conviene, cambiando su personalidad, y el trato que tiene para con Judith. Eric no quiere ver lo que pasa con su hijo y eso hace que la tensión, ya existente entre él y su mujer aumente.

Durante una comida con sus amigos Mel y Björn, Eric, se reencuentra con Ginebra, una ex novia, a la que no ha olvidado del todo y la que no los dejará indiferentes.

Por su parte, Mel y Björn, a pesar de ser muy felices juntos, siempre discuten por el mismo tema: Mel quiere trabajar. Pero no es un trabajo normal, sino que quiere ser escolta y eso al abogado le supera.

Björn, por su lado, quiere ingresar como socio mayoritario en uno de los más prestigiosos bufetes de Munich, pero como suele pasar no es oro todo lo que reluce.

A mí siempre me ha gustado la historia de amor y desamor entre Eric y Jud, pero este libro me ha defraudado un poco. Esperaba ver más la parte paternal de la pareja, cosa que pasa muy de largo sin apenas dar detalles de la vida familiar.

Otra cosa que no me terminado de gustar, es que hay capítulos contados en primera persona por Judith, y capítulos contados en tercera persona por un narrador. No te das cuenta de que ha cambiado el narrador hasta que empiezas a leerlo y te deja un poco descolocado.

En mí opinión, los diálogos son poco creíbles y muy largos. Y aunque la forma de escribir de la autora sea impecable, como siempre, hay ciertas palabras que repite muchísimo a lo largo de la historia.

Así como en los libros anteriores de la saga, las escenas eróticas eran innovadoras, en esta novela, se repiten, salvo un par de escenas, las demás parecen repeticiones de los libros anteriores.

También da la sensación, en algunas situaciones, que las escenas eróticas están fuera de lugar, como si quisiera por todos los medios meter una, aunque no quedase bien.

Además cuenta demasiados detalles en algunas cosas, detalles que no interesan para el curso de la historia. Y sin embargo hay otros detalles que los cuenta como si no tuvieran interés, y en mi opción son muy importantes.


Puntuación angelical...