21 nov. 2014

Reseña: Nadie me ofende impunemente, de Elizabeth Urian





Titulo: Nadie me ofende impunemente
Autora: Elizabeth Urian
Editorial: Romantic Ediciones
Año: 2014
ASIN: B00PG3NTJA
Páginas: 362
Precio: 4'09€
Enlace de venta: Amazon

SINOPSIS


Ayla y Cadha Singht viven aisladas por voluntad propia en una remota isla escocesa, lejos de bailes, fiestas y del bullicio que impera en la ciudad. A las dos indómitas hermanas parece importarles únicamente sus tierras: son lo único que desean y piensan que nada ni nadie podrá arrebatárselas.

Sin embargo, su padre tiene otros planes, y con la llegada de Rob Cunningham, un misterioso invitado, y Michael Campbell, el nuevo administrador, se verá amenazada la relativa paz que las dos jóvenes han disfrutado hasta ese momento.

¿Podrán hallar Ayla y Cadha la felicidad y el amor que la vida parece negarles? O… ¿Acaso existen valores y secretos más poderosos que sus auténticos deseos?

Una vez más, Elizabeth Urian vuelve a sorprendernos con dos historias que evolucionan como una sola, y que reflejan la habilidad de esta autora para crear novelas envolventes llenas de pasión y ternura.

PERSONAJES


Ayla: es la protagonista de la historia. Hija mayor del señor Singh, dueño de la mayor parte de la isla de Beith. Se siente dueña de la casa de su padre, y no tolera que nadie se interponga en su camino. Cuando Michael aparece para hacerse cargo de la administración de la finca, hace todo lo posible para echarlo de allí.

Cadha: es la otra protagonista de la obra. Hija menos del señor Singh. Tras sufrir un frustrado intento de violación por parte de un amigo de su padre, apenas sale de su habitación y se mumestra distante y pensativa. Cuando su padre llega a casa acompañado de Rob, se muestra fría con él, y recurre a los más variopintos e ingeniosos trucos para parecerle fea.

Michael: es el nuevo administrador de la finca de los Singh. Llega a sus tierras con objeto de atrapar a un escurridizo ladrón de joyas, y utiliza dicho puesto como tapadera. Pero cuando conoce a Ayla se cuestiona un cambio de vida para poder explotar la atracción que existe entre los dos.

Rob: es amigo del señor Singh, y viaja con él hasta sus tierras con objeto de comprarlas. Nació siendo pobre, y ha conseguido una gran fortuna a base de trabajo duro. Cuando conoce a Cadha, intuya que tras esa fachada fría y déspota se esconde una mujer dulce y apasionada, y sus prioridades cambian.

Zake: hombre de color que trabaja para el señor Singh cuidando a las dos hijas de éste. Cuando era adolescente su señor le dio la libretad, pero Zake no lo abandona porque se siente en deuda con él, además de porque adora a las chicas, a quienes quiere como hermanas. 

OPINIÓN PERSONAL


Quiero dar las gracias a Romantic Ediciones por haberme concedido el placer de leer esta maravillosa novela. 

Ésta novela empieza con un intento de violación y un asesinato. A partir de ahí todo toma un cáriz más romántico. Cadha sufre un intento de violación por parte de Neil Bishop, un despreciable amigo de su padre que no acepta un no por respuesta. Ayla entra en la habitación e intenta ayudarla, pero al darse cuenta de la superioridad de la fuerza de Bishop le ataca con un candelabro y lo mata.

Zake se encarga de enterrarlo y de urdir un plan para que todo el mundo lo vea salir de la isla y así nadie sospeche de las muchachas. Es entonces cuando aparece Michael. En un primer momento pensé que a quien venía buscando era precisamente a Bishop, pero al poco tiempo de leer te dice a quien persigue realmente.

A partir de ahí se sucede una batalla campal entre él y Ayla por la administración de la casa. Ayla me parece una muchacha caprichosa, prepotente y altiva, aunque supongo que es porque durante toda su vida ha vivido con el estigma de ser una loca, debido a que su madre se suicidó siendo ellas niñas.

Cadha, sin embargo, es dulce, tranquila, centrada. Aunque debido a su experiencia con Bishop no se fía de nadie, se muestra amable con el personal de su casa. Pero es entonces cuando aparece Rob, el apuesto amigo de su padre. Al principio se muestra fría y petulante, pero con el paso del tiempo él le va demostrando que puede confiar en él y se relaja, hasta el punto de enamorarse de él.

En ésta novela la autora nos cuenta dos historias de amor independientes pero relacionadas entre sí. Por un lado la de Ayla y Michael, entre quienes la desconfianza y el orgullo harán saltar chispas. Y por el otro la de Cadha y Rob, entre quienes la confianza y el amor tendrán que venir poco a poco, pues Cadha es como un cabritillo asustado a quien hay que demostrar que no le haremos daño.

He de decir que al principio la novela se me ha hecho un poco pesada, antes de que los hombres hicieran aparición en la misma. No entiendo muy bien qué tiene que ver el asesinato de Bishop en la novela, la autora podría haber prescindido de ella y nada hubiese cambiado.

Aparte de eso, me ha parecido una lectura muy divertida. Hay partes en las que te hartas de reír por las ocurrencias de las dos hermanas, y otras en las que se me han saltado las lágrimas de la emoción. Ha sido una lectura equilibrada, aunque no ha sido una de mis favoritas.

Puntuación angelical...