26 nov. 2014

Reseña: La tentación de una caricia, de Teresa Medeiros




Título: La tentación de una caricia
Autora: Teresa Medeiros
Editorial: Titania
Colección: Titania época
ISBN: 978-84-92916-73-3
Publicación: 20/10/2014
Encuadernación: Rústica con solapas
Formato: 150 x 225
Páginas: 320
Precio: 17€ papel/ 5'99€ ebook
Enlace de venta: Editorial Titania

SINOPSIS


Kirkus Maximilian Burke, lord Dravenwood, siempre se ha comportado como un caballero perfecto y un hombre cabal, y se sentía orgulloso de ser la clase de prometido que toda madre querría para su hija. Pero cuando el canalla de su hermano le roba a la novia literalmente en el altar, Max decide que es más satisfactorio ser un juerguista que un gentilhombre. 

Obligado a huir de Londres después de un duelo, Max se refugia en Cadgwyck Manor, una mansión de su propiedad ubicada en la solitaria costa de Cornualles, un lugar tan salvaje y encabritado como su temperamento. Allí se encuentra con la hostilidad de los sirvientes, encabezados por su ama de llaves, la sensata e inflexible Anne Spencer, y también con el fantasma que, según la leyenda del lugar, acosa la derruida mansión. 

Pero, finalmente, no es Angelica, la Dama Blanca de Cadgwyck, quien empieza a poblar los febriles sueños de Max, sino la misma Anne, su mortal enemiga.

PERSONAJES

Max: lord Dravenwood. Destrozado por el abandono de su prometida por su hermano, y tras salvar la reputación de ésta en un duelo ilegal, decide trasladarse a su casa de Cornualles para recuperar un poco la paz. Pero cuando llega allí se encuentra con un servicio deplorable, una comida insulsa y un fantasma que no es tan incorpóreo como debiera. 

Anne: ama de llaves de la casa de Dravenwood. Intenta, junto con su reducido personal, encontrar un tesoro pirata escondido en la casa. Es por eso que espantan a todos los señores que han intentado asentarse en la misma, explotando el cuento del fantasma de Angélica. Pero descubre en Max la horma de su zapato. 

OPINIÓN PERSONAL


Antes de nada quiero dar las gracias a la Editorial Titania por el envío de ésta obra. 

Les pedí ésta novela porque había visto reseñas y comentarios muy positivos sobre ella, y me picaba la curiosidad. Y he de decir que ninguno de ellos se equivocaba. 

Max está destrozado porque a pesar de haberlo intentado todo ha perdido al amor de su vida en el altar, y nada menos que por su hermano pequeño. Por eso, cuando escucha a alguien manchar la reputación de su ahora cuñada, no duda en retarlo a duelo a pesar de que es ilegal. 

Cuando la reputación de la joven queda restaurada, decide retirarse a Cadgwyck Manor, su propiedad en Cornualles, para poder rehacer su vida. Pero en vez de encontrar una casa digna de su posición y un servicio ansioso por atenderle, lo que encuentra es una casa cubierta de telarañas y un servicio hosco, desde el lacayo hasta su ama de llaves. 

Anne intenta encontrar un tesoro pirata escondido en la casa para poder independizarse y llevarse con ella a todos los demás sirvientes de la casa, que se han convertido en su familia. Es por ello que espantan a todos los señores que intentan asentarse en la casa avivando el miedo por el fantasma de Angelica, la joven que se suicidó en los acantilados. 

Les ha funcionado muy bien la estratajema hasta ahora, pero Max es diferente. Muy diferente. Para empezar es joven y apuesto, y remueve en ella sentimientos que había sepultado hacía mucho tiempo. Además, El señor no tiene miedo a los fantasmas. Muy al contrario, se siente fascinado por Angélica, e incluso osa perseguirla por los pasillos, con los que más de una vez casi los descubre. 

Es una novela super divertida. Me he reido mucho con las caídas de Pippa o Dirck, y con el tira y afloja de los protagonistas. Max y Anna esconden la atraccion que existe entre ellos tras peleas y malas contestaciones, pero en el momento de la verdad ninguno de ellos duda en salvar al otro (si, tienen que salvarse mutuamente)

Al principio creí que iba a ser un poco aburrida, pero para nada ha sido así. Apenas sin darme cuenta ya llevaba medio libro leido, y conforme pasaban las páginas se ponía cada vez más y más interesante. 

En cuanto al final, la verdad es que no me lo he visto venir hasta más de la mitad del libro, y aún así hay detalles del mismo que me han sorprendido mucho. Ha sido una lectura amena, fluida y divertida, 

Puntuación angelical...