23 ene. 2014

Reseña: El Beso del Highlander, de Karen Marie Moning





Titulo: El beso del highlander
Autora: Karen Marie Moning
Editorial: Zeta Bolsillo
Año: 2007
ISBN: 978-84-96778-48-1
Páginas: 441


SINAPSIS


Encantado por un poderoso hechizo, Drustan MacKeltar durmió durante casi cinco siglos oculto en las profundidades de una cueva, hasta que una salvadora atractiva lo despertó. La joven bienhechora, que vestía y hablaba como ninguna, venía de un lejano futuro en que las Highlands se habían convertido en un montón de ruinas.

Para salvar a su gente de este terrible destino, Drustan regresará a su propia época con la ayuda de Gwen Cassidy, esa joven del siglo XXI que había viajado a Escocia para animar su aburrida existencia. La muchacha que recaló por accidente en una antigua caverna subterránea y que de ahí pasó directamente a los brazos del hombre más devastadoramente seductor que había visto jamás… Una historia de amor, una pasión más fuerte que el tiempo, entre un apuesto seductor y una atractiva pero insulsa dama.

VOCABULARIO INTERESANTE


Brehon: juez escocés.

Nijaff: insulto escocés para dar a entender que te repugna una persona.

Fell: colina en escocés.

Mon: Monte en escocés.

Kilt: falda tableada escocesa que forma parte del traje masculino tradicional.

Highlands: Tierras altas de escocia. Es una región montañosa situada al norte del país. En la antigüedad, los higlands se consideraban mas escoceses que los lowlands, o habitantes de la frontera.

PERSONAJES


Drustan MacKeltar: Laird del clan MacKeltar. Es un druida dedicado a mantener el orden natural. Protagonista de nuestra historia, es embrujado y permanece dormido en una cueva varios siglos.

Dageus Mackeltar: hermano gemelo de Drustan, se dedica también al druidismo, pero es asesinado en una batalla cuando recogía a la prometida de Drustan de casa de sus padres para que asistiese a la boda.

Silvan Mackeltar: padre de Drustan y Dageus, es el druida más anciano que aún queda sobre la Tierra. Es el más sabio de los Mackeltar y posee la sabiduría de los antiguos. Aunque no quiera reconocerlo, está locamente enamorado de Nell.

Nell: es el ama de llaves del castillo Mackeltar. Silvan la recogió cinco años atrás para darle la seguridad de su hohgar sin hacerle preuntas. Se ha convertido en una madre para los gemelos, y desde el primer momento está enamorada de Silvan.

Besseta: es la hechicera del clan MacKeltar. Con la edad ha perdido un poco la cabeza, y gracias a una visión que no supo interpretar causa la desaparición de Drustan.

Nevin: es el sacerdote del clan, e hijo de Besseta. Está muy preocupado por la salud mental de su madre, pero no consigue llegar a tiempo para salvar a Drustan de su locura.

Gwen Cassidy: es la protagonista de la novela. Se trata de una mujer de veinticinco años americana, que ha perdido a su familia en un accidente y está sola en el mundo. Decide darse un respiro viajando a Escocia, pero debido a un error acaba enfrascada en un viaje de la tercera edad.

Beatrice: anciana que Gwen conoce e n el viaje a Escocia y que se convierte en su amiga y confidente. Beatrice se marca como objetivo hacer que Gwen se divierta en el viaje.

Bert: esposo de Beatrice, se preocupa por Gwen como si fuese su propia hija, pero un problema de salud le llevara directo al hospital y hará que las dos mujeres de su vida teman por él.

RESUMEN


          Gwen es una mujer americana que está cansada de la vida que lleva y decide irse de vacaciones a Escocia, pero por error se apunta en un viaje de la tercera edad. Su principal objetivo es perder la virginidad, pero se ve truncado porque los hombres con los que termina relacionándose tienen más de sesenta años.

         Decidida a estar un rato a solas consigo misma, hace una excursión a las montañas que rodean el Lago Ness, pero cae por un saliente y termina sentada sobre un hombre increíble.

        Drustan despierta con una mujer hermosa y mediodesnuda sentada sobre él en un silo que no es el suyo, y decice viajar en el tiempo en las piedras de Bam Drochaid para salvar a su familia de la aniquilación.

         Gwen se presta a ayudarle a pesar de que no está segura de que esté loco, y el amor sure entre ellos. Pero al viajar a través de las piedras el Drustan que ella conoce desaparece, y deberá descubrir la manera de que el Drustan del pasado la reconozca y recuerde su misión.

        Esto no resulta tarea nada fácil, porque a pesar de que el Drustan del futuro le dio un hechizo para ella, no se le ocurrió decirle para qué servía, sino que se lo dijo tan solo como un poema de amor.

        A pesar de las dificultades consigue que Drustan recuerde, y cambian así el pasado. Esto desencadena que Gwen regrese sola al futuro. Aunque está desconsolada, descubre que está embarazada de gemelos de Drustan, y un deje de esperanza ilumina su vida.

       Antes de empezar de nuevo, Gwen decide volver a las piedras de Bran Drochaid para averiguar todo lo que pueda de lo que ocurrió con Drustan de boca de sus antepasados, pero sin embargo allí encuentra la mayor prueba de amor que Drustan podía darle.


VALORACIÓN PERSONAL


            Karen Marie Moning es mi autora preferida de novela romántica, así que sabía de antemano que me iba a gustar este libro. Y así ha sido. Me ha encantado y emocionado, porque utiliza una mezcla de historia, humor, fantasía y romanticismo perfecta para engancharte a su obra.

En su obra aparecen muchos personajes secundarios interesantes. Además de la historia de amor de Gwen y Drustan, también existe la historia de amor de Silvan, padre de Drustan, y Nell, su ama de llaves. Una historia de amor divertida, pues ambos se comportan como dos adolescentes hormonados a pesar de ser dos personas que han llegado a la madurez.

Silvan es un hombre estudioso, callado, inmerso en sus libros que apenas se preocupa de su propia alimentación. Gracias a Dios existe Nell en su vida, una mujer a quien Silvan encontró malherida en el camino y a la que dio cobijo en su casa y que se ha convertido en ama de llaves y en una madre para Drustan y su hermano Dageus.

Dageus es el hermano gemelo de Drustan. Es más dicharachero que él, quizás porque no pesa sobre sus hombros la carga de ser el Laird de su clan.

Drustan es el protagonista, laird del clan MacKeltar. Así como su padre y su hermano. Es druida, y se ocupa de preservar el orden natural mediante magia y matemáticas excepcionales. Es un hombre poderoso, seductor, pero a la vez justo y honrado. Se siente muy orgulloso de ser quien es, y lo da todo por recuperar a su familia.

Gwen es una mujer de veinticinco años que después de la muerte de sus padres, decide hacer un alto en su vida y se va de vacaciones a Escocia decidida a perder allí su virginidad. Pero un error en sus cálculos se mete de cabeza en un viaje de la tercera edad, por lo que toda la compañía que consigue en ese viaje es la de dos viejecitos muy divertidos llamados Bert y Beatrice.

Me gusta mucho el toque pícaro y divertido que Karen le da a la seducción de Drustan. Acostumbrado a que las mujeres caigan rendidas a sus pies en su época, no acepta el “No” de Gwen como respuesta, y la pone en las situaciones más variopintas y divertidas para que la mujer confiese su amor por él.

Me ha emocionado mucho el momento en el que llegan a donde debería estar su castillo y solo ve ruinas, y llora a solas la muerte de su familia. Pero lo que realmente me ha hecho llorar a mí ha sido cuando Gwen regresa a su época creyendo que lo ha perdido y la gran muestra de amor que Drustan hace por ella.

En síntesis… es una de mis novelas preferidas hasta el momento.

Puntuación angelical…