19 oct. 2015

Entrevistamos a... Lory Talbot





¿Quién es Lory Talbot y cómo surge el ser escritora?

Lory Talbot es una mujer normal, que vive en un pequeño pueblo de Toledo.
Lory surge gracias a un hobby. Empecé a escribir mi primera historia Vivir no puede hacernos daño simplemente para plasmar las miles de ideas que tenía en la cabeza. Luego la cosa continuó gracias al apoyo  de mis amigas, que fueron las que me insistieron para que le diera un final feliz a la historia de Ian y Sarah.


¿Te encasillas en un género literario o estás abierta a escribir cualquiera de ellos?

Diría que me encasillo en la novela romántica, aunque la novela erótica es mi perdición. No me veo capaz de escribir nada de misterio ni de ficción, aunque todo sería intentarlo, para darle un toque erótico siempre hay tiempo.


¿Crees que la literatura erótica y romántica está peor valorada que otros géneros?

Sí, incluso me han llegado a decir que la literatura romántica no se debería considerar literatura. Pero supongo que eso irá a gustos. Para mí es tan válida como cualquiera, y sobre todo es la única que por el momento llama mi atención.


Si te preguntase por una razón para comenzar a leer tu obra... ¿Qué me dirías?

Difícil pregunta... Creo que te diría que lo leyeras porque es una historia de amor, que contiene escenas eróticas algo explícitas (según dicen) y que tiene momentos de sufrimiento, pero ante todo cuenta la lucha de una mujer por superar un pasado muy doloroso.


¿Cómo y cuándo decides que la idea formada en tu cabeza se corresponde a una novela?

Lo decido siempre que empiezo a escribir. Para mí toda historia es digna de ser escrita, ya sea en una novela de  300 páginas, como en un relato de 20, todo depende de lo que quieras contar.


¿Qué tan difícil te resulta desarrollar una novela después de la idea principal?

A mí no me resulta difícil desarrollarla, lo difícil es encajar todas las piezas, saber dónde y cuándo debe ir una escena, y sobre todo el matiz que debe tener (que haga reír, llorar, enamorarte o calentar el ambiente).


¿Qué sientes al poner la palabra "Fin" en una de tus novelas?

Siento mucho orgullo, ya que nunca me imaginé que fuera capaz de hacerlo. Para mí la palabra "fin" no significa que llegue el final de algo, sino que comienza un nuevo capítulo de una nueva historia.


Tras el boom de 50 sombras de Grey, ¿sueñas con ver alguna de tus obras en la Gran Pantalla?

¿Por qué no? Todo los escritores soñamos con algo así. Pero soy demasiado humilde en estos temas, y con que a la gente le guste lo demás es indiferente.


¿En qué te inspiras para crear a tus personajes?

Los personajes van saliendo sobre la marcha. Lo único que tengo claro cuando empiezo a escribir es si mi personaje femenina es rubia, morena o pelirroja, lo demás fluye con la historia.


¿Tienen algo de ti o te reflejas en alguno de ellos?

En los personajes de Vivir no puede hacernos daño no. Sí que es cierto que algo tiene Sarah de mí, como puede ser la vergüenza, o el amor por la música.


Cuéntanos algo de Vivir no puede hacernos daño.

Vivir no puede hacernos daño es una historia de amor, pero como toda historia de amor tiene sus toques picantes. No es un libro completamente erótico, solo tiene ciertos toques. La historia cuenta la vida de Sarah Smith, una chica de Nueva York que tras pasar por una de las peores situaciones por las que una mujer puede pasar, decide trasladarse a California para estudiar en la universidad y así huir del infierno que era su vida, aunque con ellos deba dejar a su mejor amigo Ethan. Pero un encuentro casual en un aeropuerto hace que su vida vuelva a cambiar cuando conoce a Ian. Guapo a rabiar, inteligente y muy, muy, muy romántico, Ian se empeña en romper la coraza que tras mucho esfuerzo Sarah se ha creado a su alrededor. Si lo consigue o no, no te lo puedo decir.

 Ha llegado a mis oídos que tienes entre manos un nuevo proyecto con un escritor... ¿es fácil escribir una obra conjunta con alguien del género masculino?

Jajajajajaja... Sí, a nosotros nos está resultando fácil, ambos escribimos el mismo género, por lo que solo hay que contrastar ideas. Da igual que sea hombre o mujer, siempre que esté dispuesto a aceptar ideas, correcciones y sugerencias todo irá bien.


Gracias por todo, Lory. Ha sido un auténtico placer entrevistarte, y sinceramente espero que pronto tengas el reconocimiento que a mi parecer te mereces.


Muchísimas gracias a ti, por darme la oportunidad de dar a conocer mi historia. Espero que os guste.