17 oct. 2014

Reseña: Ahí os quedáis, de Jonathan Tropper






Titulo: Ahí os quedáis
Autora: Jonathan Tropper
Editorial: Punto de lectura
Año: 2014
ISBN: 9788466328432
Páginas: 432
Precio: 7'99€
Enlace de venta: Punto de Lectura

SINOPSIS

Judd Foxman acaba de perder su trabajo y a Jen, su esposa, cuando la sorprende con su jefe, en su cama, en una postura bastante comprometedora. Cuando las cosas no podían ir peor, Judd recibe la noticia de que su padre ha fallecido y su última voluntad fue que sus hijos le rindieran el Shiva, una tradición judía que reúne bajo el mismo techo a la familia durante siete días. Esta será la primera vez que el clan Foxman al completo se reúna tras muchos años.

«No hay nada en la vida que te pueda preparar para ver a tu mujer practicando el sexo con otro hombre, en serio. Es uno de esos acontecimientos surrealistas que te has imaginado en algún momento sin verdadera nitidez, como morirse o ganar la lotería. Así que, llegados al punto de la necesaria reacción, te encuentras en territorio inexplorado. De modo que, ante la ausencia de cualquier reacción, me quedé allí petrificado, contemplando el rostro de Jen mientras Wade la bombeaba como el pistón de un enorme motor peludo.»

Una novela brillante llena de humor que nos habla del amor, el matrimonio, el divorcio, la familia y todos los vínculos que nos unen, nos gusten o no.

PERSONAJES


Judd: es el protagonista de la historia. Acaba de encontrar a su mujer en la cama con su jefe, y está en medio de un divorcio. No se ha llevado demasiado bien con su padre fallecido, y el pasar una semana encerrado en la casa familiar con unos hermanos a los que no soporta está siendo una auténtica tortura.

Paul: es el hermano mayor de Judd, a quien culpa de haber echado a perder su carrera por culpa de un accidente que ocurrió siendo niños. Está casada con Alice, la novia de instituto de Judd, e intentan sin éxito tener un hijo. Se he hecho cargo del negocio familiar desde que su padre ha muerto.

Wendy: es la hermana mayor de Judd. Está casada con Barry, gestor de fondos de inversión, y tienen tres hijos. Su matrimonio se tambalea por las constantes ausencias de su marido.

Phillip: hermano menor de Judd. Es el más alocado, y siempre está metido en líos con la justicia. Parece que ahora ha sentado la cabeza con su spicóloga, bastante mayor que él.

Hilary: madre de todos ellos. Tras la muerte de su esposo, se empeña en que sus hijos lleven a cabo el último deseo de su padre, celebrar el Shivá judío, para tenerlos cerca a todos en éstos momentos tan difíciles.  


OPINIÓN PERSONAL


Quiero dar las gracias a la editorial Punto de Lectura porque como siempre me aconsejó un libro digno de leer. Como ésta novela ha sido adaptada al cine, aquí os dejo el trailer de la misma.


Antes de empezar mi valoración quiero explicaros lo que es el Shiv'ah. Es el periodo de duelo que, en el judaísmo, deben realizar los seis primeros rasgos de parentesco del difunto, es decir, los padres, los hermanos, los esposos y los hijos. Durante siete días los familiares se reúnen en una casa para recibir las condolencias de amigos, familiares y vecinos.

Pues bien, éste es el punto de partida de ésta novela. Mort Foxman acaba de fallecer por un cáncer de estómago y su última voluntad es que su familia se reuna para celebrar el Shiv'ah. Al principio todos creen que van a acabar muertos unos en manos de los otros, puesto que es una familia nada dada a las muestras de afecto y se llevan relativamente mal. Pero con el paso de los días se van dando cuenta que la Shiv'ah no hace otra cosa más que acercarles entre sí.

El protagonista echa un vistazo a su vida pasada e intenta recomponer los pedazos de la misma que han quedado tras su fracaso matrimonial. A lo largo del libro Judd va descubriéndose a sí mismo y a su familia, siempre a través de innumerables momentos llenos de humor.

Me he reído muchísimo con éste libro. El autor utiliza un lenguaje coloquial y directo, no se esconde detrás de embellecedores lingüísticos, sino que llama a las cosas por su nombre. Es por eso que las escenas cómicas son mucho más cómicas y por lo que me ha gustado tanto. El único fallo que le he encontrado bajo mi humilde punto de vista ha sido que el autor se centra demasiado en situaciones que no son relevantes para la trama principal, lo que hace que en algunas partes la lectura se haga un poco pesada.

En cuanto al final, el autor deja el final abierto a la imaginación del lector y en ningún momento deja entrever que vaya a haber una segunda parte o que Judd vaya a terminar de una manera determinada la historia. Hay muchas sorpresas en los últimos capítulos que nos dejan con la boca abierta (realmente abierta), lo que compensa el pequeño fallo que os he comentado antes.

En definitiva, es un libro perfecto para leer antes de irte a dormir, porque te hace evadirte de los problemas del mundo real y te hace dormirte con una sonrisa en los labios. No soy mucho de recomendar libros, pero éste se lo recomiendo a todas aquellas personas que estén con el ánimo un poco bajo, y desde luego que pienso ver la peli en cuanto pueda. 


Puntuación angelical...