7 mar. 2014

Reseña: Itahisa, de Toti Martinez de Lezea






Titulo:    Itahisa
Autora:   Toti Martínez de Lezea
Editorial:   Erein
Año:   2013
ISBN:   978-84-9746-874-9
Depósito legal: SS-1601-2013
Páginas:   299
Precio: 18'50€


SINAPSIS


Tras más de quince años de ausencia, Julián de Zautuloa regresa a su lugar de origen. Convertido en un hombre rico, restaura el caserío familiar y se casa con Inexa, una joven de la localidad.

Sin embargo, herido en lo más profundo, obsesionado por el recuerdo de la mujer que amó, y a quien sigue amando, Julián es incapaz de apreciar lo mucho que su esposa le ofrece.

Su vuelta, además, genera recelo y las consabidas habladurías entre sus vecinos. ¿Por qué no prosiguió viaje a las Indas? ¿Por qué decidió quedarse en el Puerto de la Orotava? ¿Cómo pudo amasar semejante fortuna? ¿Por qué, finalmente, regresó a su lugar de nacimiento?

PERSONAJES PRINCIPALES



Julián: rico terrateniente que vive obsesionado con el recuerdo de su primera esposa y que no sabe apreciar a la segunda. Es el personaje principal.

Inexa: esposa de Julián, está destrozada porque su esposo sólo ve en ella un medio para conseguir un heredero y grita el nombre de otra mujer mientras la viola.

Olabe: abogado solterón de Julián, es el encargado de velar por la seguridad de Inexa mientras su jefe huye a la capital. Termina enamorándose de la mujer.

Pascual: es el jefe de Julián en Tenerife, y se convierte en su padrino y mentor. Le quiere como a un hijo, y cuando muere le cede toda su fortuna al muchacho.

Tahoro: viejo nativo de Tenerife que trabaja para Pascual y le enseña a Julián todo lo que sabe.

Itahisa: nieta de Tahoro, se enamora perdidamente de Julián, y el muchacho de ella. Pero su padre hará lo imposible para que ese amor no llegue a buen puerto.

Juan Francisco: padre de Itahisa, está obsesionado con acabar con Julián porque le culpa de haber perdido a su hija.


RESUMEN



                Julián vuelve a la casa donde nació convertido en un hombre rico. Decide restaurarla y casarse con Inexa, una joven heredera del lugar, aunque sigue enamorado de Itahisa, su primera esposa.  Apenas repara en la presencia de su mujer, y sólo se acerca a ella para violarla hasta que se queda embarazada, momento en el que huye a su casa de la capital.

                Itahisa pasa los seis meses finales del embarazo sola en su casa, ayudando con las tareas y criando gallinas y vacas. Cree que su marido desaparecerá de nuevo cuando vea a su hijo nacido, pero Julián decide que es momento de hacer vida familiar.

                Es entonces cuando descubre realmente a su mujer. Es una muchacha alegre y bonita, y empieza dejar de pensar en Itahisa cuando se encuentra con ella entre las sabanas.  Pero deberá terminar para siempre con sus fantasmas del pasado para poder amar a su nueva esposa como ella se merece.


VALORACIÓN PERSONAL



Antes de nada quiero dar las gracias a la Editorial Erein por haberme facilitado esta esplendida obra.

He de decir que normalmente no me gustan las novelas escasas de dialogo, pero ésta es la excepción que confirma la regla.

La autora describe muy bien todos los acontecimientos y espeta muy bien el orden cronológico. Mezcla escenas del presente y del pasado de Julián con Itahisa, pero éstas últimas las señala con letra cursiva, por lo que es muy muy fácil seguir el hilo.

Ha sabido mantenerme intrigada hasta el final de la novela. Cuenta la historia de Julián e Itahisa en pequeños sorbos mientras cuenta cómo Julián intenta salir en el presente del pozo en el que se encuentra inmerso. Esta forma de contar la historia hace que te enganches a la lectura con ganas de conocer qué pasó con Itahisa.

Como ya he dicho me hubiese gustado que tuviese más diálogo entre los personajes, porque a mí personalmente se me hace más amena así la lectura, pero no se me ha hecho para nada pesada.

También me hubiese gustado más interacción entre los protagonistas, porque la mayor parte del tiempo hacen vidas separadas. Es como si contase dos historias paralelas en vez de una misma historia.

Y me ha gustado mucho el desenlace. Era lo que me esperaba al principio, pero hay momentos en los que dudé de mis cavilaciones.



Puntuación angelical…