4 feb. 2014

Reseña: El vendedor de sueños, de Augusto Cury




Titulo: El vendedor de sueños
Autor: Augusto Cury
Editorial: Zenich
ISBN: 978-84-08-07996-5
Paginas: 288

SINOPSIS


El personaje principal de este libro, el vendedor de sueños, está dotado de un gran atrevimiento. Proclama a los cuatro vientos que las sociedades modernas se han convertido en un gran manicomio global, donde lo normal es estar ansioso y estresado, y lo anormal es ser saludable, tranquilo y sereno. Con una elocuencia cautivadora, estimula la mente de todos los que pasan por su vida, ya sea en las calles, en las empresas, en los centros comerciales o en las escuelas, torpedeando siempre a las personas con innumerables preguntas.

 

ARGUMENTO


Era un viernes a las cinco de la tarde y en lo alto del edificio San Pablo se encuentra Julio César con la idea de quitarse la vida, era un hombre de más o menos unos 40 años, de rasgos bien definidos, cejas gruesas, piel con pocas arrugas y con el pelo gris semilargo y bien cortado. Su erudición, fruto de muchos años de instrucción, ahora se reducía en polvo. Era un hombre culto y de los cinco idiomas que hablaba ninguno le servía para dialogar consigo mismo ni para comprender el idioma de sus fantasmas interiores. Julio pasaba por una crisis depresiva que lo asfixiaba, vivía sin sentido y en él nada despertaba ninguna emoción. Allí se encontraba la policía, los bomberos y también llamaron a un psiquiatra para que dialogara con él y lo hiciera entrar en razón para que no hiciera la locura de tirarse al vacío pero no dio resultado ya que Julio lo tenía muy claro, quería irse de este mundo. 

Cuando parecía que todo iba a terminar con un final trágico, entre toda la gente aparece un hombre que parecía un vagabundo, subió donde estaba Julio César y después de muchas horas y hablándole haciéndole reflexionar mediante preguntas, consiguió que Julio por fin no hiciera esa locura e hizo que se sincerara con él, tanto el jefe de policía y el psiquiatra no se podían creer lo que estaban viendo e incluso pensaron que ese hombre era un loco, pero un loco que había salvado una vida. Cuando ya se iban juntos Julio y el hombre, el jefe de policía le pide la documentación al hombre y este le dice que no tiene, entonces una persona sin documentos es una persona que no tiene identidad, con lo que le preguntan que quién es y este hombre les contesta que él es un vendedor de sueños, motivo para que mejor pensaran que era un loco.

Julio no podía creer lo que estaba oyendo pero aún así decidió seguirle y vender con él sueños a las demás gente, a partir de aquí empieza una aventura junto al vendedor de sueños y a mucha otra gente más que van recogiendo en sus andares. ¿Era el vendedor de sueños un loco o por el contrario era una persona escarmentada por la vida? ¿Podría ser también un vagabundo? Todas estas preguntas os la dejo que las descubráis vosotros por si os decidís a leer el libro.

OPINION PERSONAL



Al principio me parecía una tontería, reconozco que tuve que tenerle paciencia a los primeros capítulos… pero a medida que avanzaba en el libro cada capítulo me dejaba una cierta sensación de paz; se que puede sonar extraño…pero cada vez que terminaba un capitulo sentía ganas de decirle a chico cuanto le amaba, de llamar a mi madre y preguntarle cómo se sentía, de llamar a un amigo que hacía tiempo que no sabía de él, etc. 

En resumen…leer el libro fue generando en mi una linda sensación y ganas de hacer cosas buenas por otros. En estos tiempos que corren donde vivimos tanta violencia y negativismo creo que es una más que suficiente razón para darle una oportunidad al libro. El final tiene ciertas parábolas que me quedaron grabadas para siempre.

Puntuacion angelical...