31 ene. 2014

Reseña: El corazón de un rebelde, de Debra Lee Brown


Titulo:    El corazón de un rebelde
Autora:   Debra Lee Brown
Editorial:   Harlequín
Año:   2002
ISBN:   978-84-671-5768-0
Depósito legal: B-51004-2007
Páginas:   318


SINAPSIS


                Connall Mackintosh tenía buen ojo para las mujeres y el corazón puesto en los viajes. Cuando su señor le propuso la misión de firmar un acuerdo comercial con el clan Dunvar, el aventurero no pudo decirle que no ni a su hermano ni a la recompensa que obtendría por un trabajo bien hecho.

                A orillas del Lago Durie, Connall conoció al “señor” del clan Dunvar, una muchacha descarada de cabellera rojiza y la falda remangado por la rodilla. Mairi Dunvar había cuidado bien de su gente desde la muerte de su padre. No era ninguna boba, y podía hacer un trato con el clan Mackintosh perfectamente, aunque Connall no sabía si estrangularla o hacerle el amor. Lo cierto era que cuando el gran viajero se miró en sus ojos, descubrió algo que no había visto en ningún lugar del mundo

PERSONAJES


Connall Mackintosh: protagonista de la novela. Es el menor de tres hermanos, y se dedica a viajar y a buscar fortuna. Odia el agua porque no sabe nadar, y se ve sobrepasado por la tarea que su hermano le encarga: construir un muelle.

Ian Mackintosh: hermano mayor de Connall y laird del clan Mackintosh. Envía a su hermano a realizar un acuerdo comercial con los Dunvar para mejorar el comercio de la Chattan, una alianza formada por los cinco clanes más importantes de las Highlands.

Gilchrist Mackintosh: hermano mediano de Connall. Es el laird del clan Davidson. Apenas aparece en la novela, solo al final, cuando acompaña a su hermano a recuperar a su mujer.

Rob Mackintosh: es el mejor amigo de Connall, y le acompaña allí donde él va. Se apunta a esta última aventura, y termina enamorado de una muchacha, por la que se queda en tierra de los Dunvar para siempre.

Dougal Mackintosh y Harry Davidson: son amigos de Connall y lo acompañan para ayudarle con sus tareas. Cada uno sirve a uno de los hermanos de Connall, y como se enamoran de dos chicas Dunvar viajan a sus tierras a visitarlas cada quincena.

Mairi Dunvar: protagonista de esta historia. Hija del fallecido laird, es la nueva jefa del clan. Al principio se opuso a la alianza con la Chattan, pero después supo que era lo mejor para su gente y colaboró de buen agrado con Connall.

Walter Dunvar: es uno de pocos hombres que quedan en la aldea, aunque es tan mayor que apenas puede acarrear los cubos de la comida de los cerdos.

Dora Dunvar: es la mejor amiga de Mairi. Se quedó viuda hace dos años y está sacando adelante a un montón de hijos, aunque todo cambia cuando conoce a Rob y surge el amor entre ellos.

Kip Dunvar: es un niño del clan que quedó huérfano y que Mairi ha acogido bajo su techo. Le quiere como a su propio hijo, luchando con garras y dientes contra cualquiera que quiera dañarle.

Geoffrey Simons: terrateniente a las órdenes del laird Fraser. Quiere conseguir como sea las tierras de Mairi, y sabotea las obras de los embarcaderos, intentando incluso de asesinar a Connall.

RESUMEN


                Connall Mackintosh es enviado por su hermano a las tierras de los Dunvar para negociar con ellos una alianza con la Chattan. Se sorprende al ver que quien dirige no es el laird, sino su hija Mairi, puesto que él murió hace dos años.

                Connall y Mairi trabajan codo con codo para conseguir terminar con la construcción del muelle antes del invierno, pero Geoffrey Simons, que ansía hacerse con esas tierras, no deja de sabotear les.

                Una vez terminado el muelle, el orgullo de ambos les hace imposible reconocer lo que sienten por el otro, y Connall se marcha dejando a Mairi destrozada y embarazada. Pero a mitad de camino, cuando se da cuenta de que la quiere y vuelve hacia ella, los hombres de Simons le capturan y le venden a un tratante de esclavos.

                Varios meses más tarde Connall se escapa y vuelve a por Mairi, pero una escena que observa le hace creer que se ha casado con Simons y que está embarazada de él, así que vuelve a casa de su hermano.

                Una vez allí, Rob le cuenta que aún no se ha casado con Simons y que el hijo que su amada espera es suyo, y Connall regresa para recuperar a la mujer que ama y formar con ella una familia.

VALORACIÓN PERSONAL

               
Me ha resultado muy interesante este libro. Me he reído un montón con los intentos de Mairi y Connall de ocultarle al otro sus sentimientos. El viejo dicho de “los que se pelean se desean” no puede haber quedado más claro, porque estaban todo el tiempo a la gresca.

                Kip me ha llenado de ternura. Se ha metido dentro de mi corazón a la vez que lo hacía en el de Connall, y he llorado mucho cuando se queda llorando porque él se va. Creo que la autora quería plasmar en él una urgencia a tener un padre, y encontró el candidato perfecto en Connall.

                Me ha dado mucha rabia que Connall se fuese y Mairi no haya sido capaz de pararle. Me han dado ganas de gritarle “¡vamos tonta, llámale!” mientras leía.

                Me habría gustado que la autora hubiese desarrollado más la historia de amor de Rob y Dora. Una historia de amor de dos adultos comportándose como adolescentes.

                En definitiva, ha sido una novela divertida y amena. Con lenguaje fácil y muchas partes en las que la carcajada me salía sola.

Puntuación angelical…