12 feb. 2016

Entrevistamos a... Kelly Dreams/Nisha Scail








Kelly Dreams es el seudónimo bajo el que escribe Raquel Pardo, una gallega nacida el 7 de Marzo de 1980, en A Coruña.

La menor de una familia de siete hermanos, es adicta a la literatura, especialmente a la novela romántica. Como buena Piscis, le apasiona todo lo que tenga que ver con las artes creativas, el diseño y la escritura. Soñadora empedernida, amante de los viajes, los espacios naturales y los animales, siente debilidad por los gatos, las espadas y los castillos.

Empezó a escribir a muy temprana edad, participando en concursos escolares y escribiendo cuentos e historias que con el paso del tiempo quedaron relegados a un cajón debido a diversos motivos. A finales del 2008, la musa volvió a llamar a su puerta y esta vez para quedarse.

Auto publicó su primera novela, La Redentora de Almas, en el 2010, después del consiguiente rechazo de la obra por parte de dos editoriales, iniciando así su carrera literaria.

Tras participar en varios concursos en los que su obra resultó elegida para formar parte de compendios de relatos: Veinte Pétalos -Tinta por Lorca-, 100 Mini relatos y 1 Deseo Concedido -Éride Ediciones- y 150 Rosas Blancas -Divalentis Editorial-, en Diciembre de 2012 se lanzó al mundo editorial con la novela En tiempos de druidas, publicada por Éride Ediciones, a la cual seguiría en Abril de 2014 la novela romántica erótica Noches de Carta Blanca publicada con la misma editorial.

Mayormente dedicada a la auto publicación, coquetea sin pudor con varios subgéneros de la novela romántica: romance paranormal, erótica contemporánea o romance fantástico, pudiendo encontrar sus obras publicadas bajo otros dos seudónimos: Nisha Scail & Mia Campbell.

En la actualidad vive en Mondego, un pueblo del Municipio de Sada, en A Coruña.

¿Quién es Kelly Dreams y cómo surge el ser escritora?

Kelly es el seudónimo bajo el que escribe una gallega, lectora de romántica de toda la vida y, como buena piscis, le encanta todo lo que tenga que ver con la creatividad. Empecé escribiendo fanfics y relatos con catorce o quince y con veintidós o veintitrés años, me encontré con mis primeras novelas terminadas.
Nunca me planteé realmente el ser escritora, la verdad sea dicha, aún hoy me pregunto cuándo me metí exactamente en semejante berenjenal, pero es algo de lo que no me arrepiento ya que, mi actual profesión, me ha dado grandes alegrías.

¿Te sientes más cómoda en un género o estas abierta a explorar?

Mi género por excelencia es el romance paranormal, es lo que me gusta leer y dónde más cómoda me siento escribiendo, pero no le hago ascos a nada. He escrito erótica con base contemporánea y/o paranormal, probé con la romántica histórica (un género que lo dejo para las entendidas), la fantasía y recientemente con el suspense erótico.
Me gusta explorar posibilidades y ver hasta dónde puedo llegar.

¿Crees que la literatura romántica está peor valorada que otros géneros?

Siempre lo ha estado. Solo hay que entrar en una pequeña librería o en la de unos grandes almacenes y ves que la sección dedicada a la novela romántica ocupa un 10% frente a otros géneros como la novela en sí. De todos modos, también creo que, de unos años hacia aquí, las editoriales se han puesto las pilas y ahora hay una mayor disponibilidad de títulos para el lector de romántica, algo que antes era anecdótico.

¿Llevas a cabo algún ritual antes de ponerte a escribir?

No soy de seguir normas o pautas, mucho menos rituales para escribir. Si me apetece escribir, escribo, si no me apetece, no escribo. No tengo un horario fijo, si bien dispongo de un estudio propio dónde tengo el ordenador de mesa y todo el material, suelo moverme por toda la casa con el portátil o con las libretas.

¿Boli y papel u ordenador?

Ambos.
Suelo escribir sobre todo a ordenador, porque me resulta más rápido, pero a la hora de bosquejar, tomar apuntes o anotar ideas, siempre tengo alguna libreta y boli a mano.

Si te preguntase por una razón para comenzar a leer tu obra... ¿Qué me dirías?

En el caso de Noches de Sherahar… te daría más de una jajajaja.
Es una novela muy completa en la que hay erotismo, acción, suspense, oscuridad, luz, lucha, supervivencia… y como no, romance en estado puro.

¿Cómo y cuándo decides que la idea formada en tu cabeza se corresponde a una novela?

Cuando no puedo dejar de darle vueltas y más vueltas a una idea en concreto, aparecen los personajes y surgen escenas de la nada que resultan perfectas para una posible novela y me encuentro sentada delante del ordenador o con la libreta en la mano y tengo ya escrito el prólogo y los primeros capítulos o incluso el final.


¿La inspiración viene sola, o haces algo para atraer a las musas?

Solita, no necesita invitación. Puede surgir en los momentos más inoportunos o los lugares más insospechados.

¿Tienes la historia ya bien pensada cuando comienzas, o dejas que la historia te lleve por dónde quiera?

Suelo partir con una idea general, con unos personajes principales y unos cuantos apuntes… unas veces, la idea principal se mantiene, otras, todo lo que tienes escrito se va a la porra y lo que escribes no tiene nada que ver con lo que tenías pensado hacer. Son esos peculiares momentos en los que quieres cargarte a los personajes porque no hacen lo que tú quieres que hagan y sí lo que a ellos les da la santa real gana.

¿Qué sientes al poner la palabra "Fin" en una de tus novelas?

Alivio, sobre todo alivio y una gran satisfacción personal por haber conseguido superar un nuevo reto.

¿Cómo eliges los títulos?

Frases que oyes en algún lugar y se te quedan, algún pensamiento fugaz, un párrafo de alguna canción o la propia historia que estás escribiendo, que te obliga a cambiar uno que ya tenías porque el que te sugiere es mucho más adecuado.

¿Te gustaría que llevasen alguna de tus novelas a la gran pantalla?

La verdad, si me diesen a elegir la milagrosa posibilidad de que se adaptase alguna de mis novelas a la gran pantalla, me encantaría que fuese En Tiempos de Druidas. Sería una película que sí iría a ver al cine.

¿En qué te inspiras para crear a tus personajes?

En nada en particular, sencillamente aparecen y van tomando forma por sí mismos.

¿Tienen algo de ti o te reflejas en alguno de ellos?

Sí, es muy difícil que no se refleje algo de ti en alguno de tus personajes, en sus reacciones, en su forma de ser… ya sea porque es algo que harías tú o algo que te gustaría hacer. Siempre hay alguna pincelada que queda.

Cuéntanos algo de tu obra.

Noches de Sherahar es una novela erótica llena de suspense, con dos personajes cada cual más cabezota, muy distintos entre sí y que, al mismo tiempo, se complementan. Dónde las obligaciones priman en ocasiones por encima de los sentimientos y hacen al mismo tiempo que se replanteen ciertas normas. Tiene una trama general enlazada con una secundaria que cuenta con protagonistas propios, cada giro está pensado para que el lector se mantenga pegado a las páginas y desee saber que va a pasar a continuación.
Es una de esas novelas que o te gustan mucho o terminas odiando.