3 feb. 2015

Reseña: Un sueño en París, de Enrique García Díaz







Titulo: Un sueño en París
Autora: Enrique García Díaz
Editorial: Romantic Ediciones
Año: 2015
ASIN: B00SVB0CAI
Páginas: 272
Precio: 3'99€
Enlace de venta: Amazon

SINOPSIS


Sebastien es el dueño del Scaramouche, y ahora se enfrenta a dos graves problemas: no tiene chef; y por si fuera poco, la crítica culinaria lo ha despojado de una de sus estrellas.

Pero cuando su amigo Simon le presente a Diane, sus problemas no habrán hecho más que comenzar, porque descubrirá a una mujer que no sólo está dispuesta a poner pasión en los fogones, sino también en su vida.

Con un estilo propio de innovación, Diane devolverá al Scaramouche a lo más alto de París, y también provocará un cambio radical en el corazón de Sebastien.

PERSONAJES


Diane: es la protagonista de la historia. Desde que terminó la carrera de hostelería lleva luchando por convertirse en chef de un importante restaurante, oficio realizado exclusivamente por hombres. Cuando es contratada en el Scaramouche, debe demostrarle a su jefe que es capaz de conseguir que el restaurante vuelva a ganar el prestigio que ha perdido.

Sebastien: es el protagonista de la obra. Es el dueño del Scaramouche, un negocio familiar de prestigio. Pero ha dejado de lado sus obligaciones para disfrutar de los placeres de la vida, consiguiendo que le sea arrebatada una estrella al restaurante. Cuando su mejor amigo propone a Diane como chef, comprobará que una mujer es tan válida como un hombre para el puesto.

Simon: es el mejor amigo de Sebastien y Maitre de su restaurante. Es el encargado de seleccionar al candidato al puesto de nuevo chef, y eliga a Diane porque sabe que ella sera capaz no sólo de devolverle la gloria al restaurante, sino de hacer que su amigo siente por fin la cabeza.

OPINIÓN PERSONAL


Quiero dar las gracias a Romantic Ediciones por haberme concedido el placer de leer esta maravillosa novela. 

La joven Diane sueña con ser Chef. Para ello ha viajado por toda Europa intentando conseguir realizar su sueño, sin éxito, pues es un puesto reservado en exclusiva a los hombres. Cuando se le presenta la oportunidad de serlo, su futuro jefe, que está tremendo, se muestra borde y escéptico, pero la acepta porque no tiene otra opción.

A partir de ahí Diane tendrá que demostrar que es capaz no sólo de llevar la cocina mejor que cualquier hombre, sino de devolverle al Scaramouche la estrella que le han arrebatado.

La novela romántica suele ser escrita por mujeres, y los de los hombres que se aventuran en éste terreno, muy pocos son capaces de llegarme al corazón. Me alegra deciros que Enrique García ha sido uno de ellos.

Sebastian es un mujeriego consumado desde el fracaso de su relación con Monique, la periodista que se ceba con sus críticas al Scaramouche en su columna. Quiere aparentar ser un chico duro, pero lo que realmente le ocurre es que tiene miedo al rechazo, a que no salga bien y vuelva a pasar por un infierno como le ocurre con Monique.

Pero cuando conoce a Diane se da cuenta de que no quiere una única noche de sexo con ella a pesar de la atracción. Y no es porque trabaja para él, sino porque la respeta y la admira. Admira su determinación, su perfeccionismo al a hora de trabajar, su constancia.

Diane lleva mucho tiempo sola porque se ha centrado en su carrera profesional. Cuando conoce a su nuevo jefe su mundo empieza a tambalearse. Se siente a gusto con él, se siente atraída por él, pero no quiere poner su puesto de trabajo en peligro.

Así que ahí están los dos, librando su propia batalla interna entre lo que es correcto y la atracción que sienten, hasta que no pueden más y se meten en problemas.

Es una historia preciosa. Si bien es cierto que se nota mucho el sexo del autor (en los diálogos, las descripciones de escenas sexuales, la narración en sí...) Enrique ha conseguido emocionarme hasta el punto de soltar alguna lagrimilla en varias partes de la novela.

Su forma de escribir es muy clara, usa vocabulario sencillo para cualquier lector, y se centra más en el romanticismo que en el erotismo que tan de moda está últimamente, cosa que me ha gustado bastante. Abundan los diálogos, que sabéis que me encanta, y la verdad es que me la he leido en muy poco tiempo.

En definitiva, es una novela romántica con un toque masculino que consigue emocionar al lector con su ternura (para que digan que los hombres no pueden ser tiernos...)

Puntuación angelical...