31 oct. 2014

Reseña: Un toque de rojo, de Sylvia Day





Titulo: Un toque de rojo
Autora: Sylvia Day
Editorial: Titania
Año: 2014
ISBN: 978-84-92916-77-1
Páginas: 348
Precio: 17'50€
Enlace de venta: Titania


SINOPSIS


Adrian Mitchell, un ángel con un poder inmenso y un deseo insaciable, comanda una élite de centinelas cuya misión es castigar a los ángeles caídos que se han convertido en vampiros. Pero el propio Adrian también ha sido castigado por involucrarse con mortales, más precisamente con Shadoe, hija del líder de los caídos, y su penitencia es perder a la mujer que ama. 

Ahora, casi doscientos años más tarde, Adrian ha vuelto a encontrarla. Esta vez, no está dispuesto a dejarla ir. Lindsay Gibson no recuerda nada de su vida anterior. Sólo sabe que no puede evitar la intensa atracción que siente por ese ángel seductor que se cruza en su camino. Cuando Lindsay cae en un peligroso mundo de pasiones tumultuosas, se ve atrapada entre su amante ángel, su padre vampiro, y una revuelta de seres sobrenaturales, en la que no sólo su amor y su vida están juego, sino también su propia alma… 

En una estremecedora y excitante historia de romance sobrenatural, Sylvia Day, la aclamada autora de No te escondo nada, nos ofrece la primera entrega de su exitosa serie de los Ángeles Renegados.


PERSONAJES



Adrian: es el protagonista. Es un serafín, uno de los ángeles de mayor rango en el ejército celestial. Su misión como Centinela es controlar a los vampiros para que no aniquilen a la raza humana. Enamorado de Shadoe, hija del líder de los vampiros, se propone conservarla cuando se reencuentra con ella, reencarnada en el cuerpo de Lindsay.

Lindsay: es la protagonista. Es humana, pero posee la capacidad de sentir a los seres sobrenaturales y también grandes habilidades para darles caza. A pesar de que sus habilidades le dicen que Adran no es humano, siente una gran atracción por él, pero las consecuencias que el ángel deberá pagar por estar con ella harán que haga todo lo posible por salvarle.

Elijah: licano al servicio de Adrian. Es un macho alfa, y aunque sus compañeros le animarán a que lidere una revelión contra los centinelas, él seguirá fiel a Adrian y a Lindsay, que son sus unicos y verdaderos amigos.

Syre: líder de los vampiros. Centinela condenado a ser lo que es por haberse enamorado de una humana, busca desesperadamente recuperar el alma de su hija Shadoe convirtiendo a su recipiente en vampiro.

Torque: hermano de Shadoe. Tras la muerte de su esposa en manos de los centinelas, infectada de una rara enfermedad que la enloqueció, intenta descubrir quién es el causante de los ataques y de infectar a los vampiros.


OPINIÓN PERSONAL



Antes de nada quiero agradecer a la Editorial Titania por el envío de esta maravillosa novela. Siempre me encantan vuestras novelas. 

Antes de nada quiero explicaros el mundo de Ángeles Renegados, la saga que comienza con este libro. Cuando Diios creó al hombre, envió a un contingente de Centinelas para que los vigilase, pero tenían prohibido relacionarse con ellos. Sin embargo, los ángeles se enamoraron de los humanos y tuvieron hijos con ellos, por lo que Dios envió a Adrien a cortarles las alas como castigo, convirtiéndolos así en vampiros. Adrian, sin embargo, le dio la oportunidad a un grupo de ellos a servir a los Centinelas protegiéndolos eternamente a cambio de librarlos de ese destino, convirtiéndolos en licanos.

Adrian se enamoró de Shadoe, la hija que el líder vampiro tuvo con una humana. Cuando la joven fue herida de muerte, la llevó a su padre para que la salvara, pero cuando descubrió que éste quería convertirla en vampiro, la asesinó en plena transformación, condenándola a ella y a él mismo a que Shadoe se reencarnase una y otra vez.

Es así cómo Adrian conoce a Lindsay. Ella es una reencarnación de Shadoe, pero no es como las demás. Es valiente y decidida como ella, pero posee algo que Shadoe nunca tendrá: altruismo y bondad.

Cuando me embarqué en la lectura de ésta novela lo hice con algo de miedo, porque ya me ha pasado con algunas escritoras de trilogías eróticas que saliéndose de la trilogía en sí dejan mucho que desear. En un principio he de decir que me gusta más la portada de la versión americana de la novela, aunque ésta es más elegante. Sin embargo, Sylvia ha conseguido volverme a enamorar con una de sus historias.

Adrian es... simplemente perfecto. Guapo, fuerte, poderoso, sensual... la autora ha conseguido que el personaje destile sensualidad por todos los poros de su piel, haciendo que vibres mientras lees. Le ha dado a Adrian ese punto de peligrosidad y sensualidad justos para que quieras uno como él en tu vida.

En cuanto a Lindsay... es fuerte, decidida, valiente, inteligente, altruista...  la mujer digna de un ángel.  A pesar de ver morir a su madre en manos de un vampiro cuando era apenas una niña, en vez de aterrarse y alejarse de ellos el máximo posible se dedica a darles caza. Me ha gustado mucho éste personaje y me he sentido muy identificada con ella.

Sylvia le ha dado un giro curioso a la guerra entre vampiros y licántropos, incluyendo en ella a los ángeles. Ha conseguido que un tema tan explotado como éste me resulte no sólo interesante sino también adictivo. La lucha entre especies es original, pues los ángeles no se dedican a dar caza a los vampiros, sino tan sólo los controlan para que no se salgan de los límites.

Pero me ha dejado con la miel en los labios en cuanto al final, porque no revela absolutamente nada de lo que va a ocurrir. Casi me tiro de los pelos cuando he llegado a la última página, porque las incógnitas son tantas que necesitaba tener el segundo libro de la saga ya en mis manos (y aún no ha salido).

En definitiva, jamás he estado más ansiosa de que salga el segundo ejemplar de una saga a la venta, la espera se me hará interminable. Sylvia Day, como siempre, es impecable.

puntuación angelical...