21 abr. 2014

Reseña: La seducción de Elliot McBride, de Jennifer Ashley






Título: La seducción de Elliot McBride
Autor: Jennifer Ashley
Editorial: Phoebe (Pámies)
Año: 2013
ISBN: 978-84-15433-33-0
Depósito legal: M-23806-2013
Páginas: 298
Precio: 17'95€


SINOPSIS


Cuando Juliana St. John es plantada ante el altar por su novio, propone a Elliot McBride, el alto escocés que fue su primer amor, que ocupe el puesto vacante y se convierta en su marido.

Elliot acaba de regresar de las Indias Orientales, donde fue capturado por una tribu nativa y retenido durante meses. Durante su cautiverio se vio sometido a crueles torturas, que han dejado en él una profunda huella y que todavía provocan que sufra horribles pesadillas. Sin embargo, no duda en ofrecer su ayuda a Juliana.

Tras contraer matrimonio se trasladan a las Highlands. Allí, Juliana deberá restaurar una mansión casi en ruinas mientras trata de reparar el corazón herido de un hombre al que muchos tildan de loco. ¿Serán suficientes la voluntad y el amor para ofrecer una segunda oportunidad a sus corazones?

PERSONAJES


Elliot: Laird escocés. Vivió durante la mayor parte de su vida adulta en las Indias occidentales, donde fue capturado y encerrado durante años, siendo objeto de innumerables torturas. Tiene pesadillas incluso despierto, y teme dañar a alguien sin darse cuenta.

Juliana: es la protagonista de la historia. Es amiga de la hermana menor de Elliot, y lleva enamorada de él desde niña. Cuando su prometido la deja plantada ante el altar para casarse con su profesora de piano, decide pedirle a Elliot que ocupe su lugar. 

Mahindar: criado indio de Elliot. Es quien le encontró cuando logró escapar de sus captores, y desde entonces le ayuda a superar poco a poco su trauma.

McGregor: tío de Elliot. Tras quedar arruinado, le vende su mansión destartalada y su título de laird a su sobrino, aunque vive con ellos. Ayuda a Juliana a sacar a su marido del pozo en el que se encuentra. 

Hamish: cochero de Elliot. Ha sufrido un par de ataques por parte de su señor cuando se sume en sus pesadillas, pero no por eso deja de admirarle. 

RESUMEN


Juliana se entera frente al altar que su prometido se ha casado con su profesora de piano a escondidas, dejándola plantada. La muchacha se encierra un momento en una cripta cercana para poder pensar con claridad cómo afrontar la situación. Pero se encuentra allí con Elliot, el amor de su infancia y hermano de su mejor amiga. 

En un ataque de desesperación le pide a Elliot que ocupe el lugar de su prometido, y queda muy sorprendida cuando él acepta. Tras la boda viajan a Highfort, un pequeño pueblo de las Higlands en las que Elliot es laird.

Juliana se dedica desde ese momento a reformar la desvencijada casa en la que van a vivir a partir de ahora, y en curar a su esposo de las pesadillas que le asolan desde que fue apresado en las Indias. Elliot, a su vez, encuentra en Juliana una via de escape. Es lo único que aporta luz a su vida, y se desvivirá para demostrárselo.

Pero todo el mundo de la pareja se tambalea cuando aparece en sus vidas alguien del pasado de Elliot, el hombre que lo abandonó a su suerte en la India. 

OPINIÓN PERSONAL


Cuando me compré éste libro no pensé que fuese a enamorarme perdidamente de Elliot McBride. Es un personaje que rezuma ternura por todos los polos de su piel.

Elliot y Julliana llevan enamorados desde que eran niños, pero aparte de un beso robado en el baile de presentación de Juliana, no han hecho nada al respecto. Sin embargo, el destino les brinda una segunda oportunidad, y ninguno de los dos la desaprovecha. 

Juliana tiene la valentía de pedirle a Elliot que se case con ella. Y a pesar de que todo el mundo piensa que Elliot se volvió loco en las Indias, ella no solo no lo cree, sino que le ayuda a superar el trauma que arrastra desde entonces. 

Me rompe el corazón la fragilidad de Elliot, que a pesar de ser un hombre fuerte y poderoso no confía en sí mismo, y no cree que pueda llegar a salir alguna vez del pozo en el que se encuentra. Sin embargo, jamás le ha hecho daño a Juliana, y las veces que se lo ha hecho a alguno de los que están a su alrededor siempre ha conseguido parar a tiempo. 

Si bien la obre está llena de escenas de cama entre los protagonistas, es la ternura y el amor, y no el erotismo, lo que prevalece en cada una de ellas. La autora ha sabido describirlas de una forma muy elegante a la vez que descriptiva.

He de decir que he sentido una ternura inmensa conociendo la historia de Elliot, porque a pesar de todas las torturas bestiales a las que ha sido sometido jamás consiguieron que pronunciase el nombre de Juliana, que ha sido siempre lo que más ha amado. 

Me he quedado sin palabras. Es una de las mejores novelas románticas que he leído en mi vida. A partir de ahora engrosará el estante de "mis favoritas" en mi biblioteca personal.

Puntuación angelical...